​​​​​​​Los bebés prematuros requieren cuidados especiales

Diabetes gestacional e hipertensión aumentan la posibilidad de un parto prematuro.

Un bebé prematuro, o pretérmino, es aquel que ha nacido antes de haber completado 37 semanas de gestación. Según el momento de su nacimiento, los bebés prematuros se clasifican en:

Prematuros extremos (menos de 28 semanas).

Muy prematuros (de 28 a menos de 32 semanas).

Prematuros moderados a tardíos (de 32 a menos 37 semanas).

A nivel mundial, se estima que anualmente nacen alrededor de 15 millones de niños prematuros; 60% de ellos, en África subsahariana y en Asia meridional. En México, cada año se registran más de 200 mil nacimientos prematuros.

Los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación no están totalmente preparados para la vida fuera del vientre materno. Pueden tener bajo peso, perder calor con más facilidad, requerir ayuda para alimentarse o tener dificultades respiratorias y ser susceptibles a infecciones. De ahí que sea necesaria la atención especializada por parte de las unidades de neonatología, a fin de lograr que los pequeñitos salgan adelante.

 

Entradas relacionadas