Casting para el Año Nuevo

Un mesías redentor delirante,
un hijo bastardo del sistema,
un reyezuelo cruel e intrigante,
esta elección es todo un dilema.

México aterrado y ansioso
ve su futuro muy estrecho
pues uno de estos ambiciosos
será el presidente en el 18.

¡Piensa México, no todo está perdido!

Dicen que los pueblos tienen
los gobiernos que se merecen,
¿acaso somos tan malos o locos
o corruptos, tranzas y ambiciosos?

¡Que va! si somos mas los buenos
los que ver México de pie queremos,
y obligaremos al que el pueblo elija
a ser el líder y siervo que se necesita.

Autor: Oro

Entradas relacionadas