Llevar la Navidad a casa

La visita a las plantaciones forestales es una experiencia familiar que combina el espíritu navideño y el contacto con la naturaleza

Acudir al bosque para elegir el árbol de Navidad que adornará el hogar durante la temporada es una actividad que se ha abierto paso entre las tradiciones de las familias mexicanas.

Seleccionar, cortar y llevar el árbol a casa se ha convertido en una experiencia integral, se disfruta del paisaje, del aroma del bosque y del contacto con la naturaleza.

Un día en la plantación forestal se convierte en un día de campo en el que se puede disfrutar de la comida típica de la región donde se encuentre la plantación y de una caminata con vistas espectaculares.

Hay que prepararse con ropa abrigadora, calzado adecuado para andar en el bosque y aditamentos como plástico o cartón para proteger al árbol en el traslado.

Ya en el sitio empiezas con la caminata por los senderos y los riachuelos, en algunas plantaciones se ofrecen paseos a caballo e incluso puedes pasar la noche en alguna de las cabañas que los dueños tienen preparadas para los visitantes.

Entradas relacionadas