México un país donde la tortura es persistente: ONU

En su visita a México en el 2014, Juan Méndez relatora de las Naciones Unidas, encontró que la práctica de la tortura es persistente, del 2006 al 2014 se suscitaron aproximadamente 11 mil casos, uno de los elementos de interés es que el sistema no está capacitado para abordar estos casos y darles una respuesta oportuna y eficaz; así lo compartió en entrevista la Psicóloga Jurídica y Forense, Libertad Marchan Rojas.

La también consultora de la Organización Internacional para las Migraciones, quien es Perito Privado, participa del diplomado “Psicología Jurídica y Forense” realizado en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí con la conferencia: “El protocolo de Estambul y la Evaluación Psicológica Forense en Casos de Posible Tortura”, en donde abordó la problemática que existe en México en torno al tema.

La Psicóloga Libertad Marchan Rojas señaló que el protocolo de Estambul, fue realizado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), y consiste en un manual del procedimiento para la evaluación en caso de malos tratos o tortura, este, puede ser aplicado por médicos y psicólogos, especialmente en casos tortura, por lo que destacó: “estamos hablando de consecuencias a nivel físico pero también a nivel psicológico”.

Añadió que los profesionales en Psicología y Medicina no están capacitados para implementar el protocolo de Estambul, ya que desconocen los requerimientos que tiene, “hace falta mucha capacitación por parte de los profesionales de la salud y la salud mental”, comentó que estos, deben capacitarse y aplicarse adecuadamente con los criterios metodológicos y científicos de estos documentos que son de carácter internacional.

Destacó que esa capacitación, es un tema de especial interés para los Psicólogos, porque se están requiriendo sus servicios de evaluación pericial para contestar si han existido o no casos de tortura y cuáles son las secuelas psicológicas que les quedan a las personas que reciben estos castigos.

Apuntó que el Perito psicológico, evalúa la presencia o ausencia de esas lesiones en las personas

Libertad Marchan explicó que los daños psicológicos son más permanentes que los físicos, pues cuando se habla de tortura, el daño es mucho más persistente y duradero, de ahí la importancia que los psicólogos se capaciten en el protocolo de Estambul, para que reconozcan las necesidades de este proceso de evaluación y aporten algo positivo al Sistema de Justicia en cuanto a protección de los derechos humanos.

 

Entradas relacionadas