Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, en el 2° Encuentro Nacional de Centros de Atención de Llamadas de Emergencias y 1er. Aniversario de la Implementación del 9-1-1

Las y los mexicanos cuentan con un sistema operado por personal debidamente capacitado para brindar una atención basada en una filosofía asistencial, escucha activa, comunicación asertiva y en contacto humano

Muy buenos días a todas, a todos.

Saludo a todos los que saludó el doctor Narro. Cumplido el acuerdo, señor Secretario.

Cumplido el acuerdo, señor Secretario.

Bienvenidos a la Secretaría de Gobernación.

Sé que hubo un poquito de dificultad para llegar hace unos momentos, se encontraron ustedes con, de esas cosas que casi no suceden aquí y que impidió la llegada ágil a este lugar.

Pero les apreciamos muchísimo el que estén, y sí quiero reconocer en lo particular al doctor José Narro, lo ha dicho él, hay una estrecha relación, colaboración, amistad, y eso nos permite cumplir con las instrucciones que nos da el señor Presidente de la República.

Particularmente, porque a Gabriel Contreras, y digo porque fue parte fundamental la institución que él representa para poder lograr alcanzar la consolidación del 911, y tengo que reconocerlo públicamente.

Agradecer a la Universidad, y más adelante diré por qué en lo particular no solo la presencia, sino el apoyo.

A la Cruz Roja Mexicana, a su vicepresidente también reconocerle todo el respaldo.

Y saludar en el presídium, pero a la vez con ustedes, en la presencia de ustedes, a la señora Isabel Miranda de Wallace, a Angélica Garnica, reconocer como lo dijo, hay que ser serios cuando ponemos las cosas en su dimensión de lo que tuvo que suceder para que lográramos el objetivo.

Fue la sociedad civil que veía que en otros países, como ya lo dijo Vizcaíno, Álvaro Vizcaíno, por muchos años ya se usaba este instrumento y México atendía a las emergencias como si estuviéramos en el Siglo XIX, y no podía seguir sucediendo.

Esto fue sensible el señor Presidente de la República, a este reclamo de la sociedad, y lo que no se pudo hacer, como muchas otras cosas, y solo había discursos por más de cinco, 10 y hasta 20 años, se pudo lograr en año y medio bajo la instrucción del Presidente Enrique Peña Nieto.

Por eso, aprecio mucho la presencia de ustedes y de toda la sociedad civil aquí representada.

Saludo a los funcionarios federales, estatales, así como a los expertos que nos acompañan el día de hoy.

Muy particularmente a las y a los coordinadores y operadores de los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia de todo el país, bienvenidos, que hoy realizan su Segundo Encuentro Nacional.

Saludo a integrantes de la Cruz Roja, del Escuadrón de Rescate y Emergencias Médicas, a los integrantes de Protección Civil de diferentes estados de la República y federal.

A representantes, perdón a integrantes del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

A bomberos de la Ciudad de México.

A integrantes de la Policía Federal.

A integrantes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

A coordinadores de C-4 y C-5 de diferentes entidades del país también.

Y, por supuesto, apreciamos la presencia de los medios de comunicación.

En primer lugar, agradecer a todas y a todos los que hacen posible que funcione y funcione bien el 9-1-1, en favor de la sociedad.

A todas y a todos, muy buenos días.

Como se ha dicho aquí, cuando hay una emergencia, cada minuto cuenta, y responder lo más pronto posible al llamado de auxilio es crucial.

Ante ello, tener un solo número que pueda ser marcado desde cualquier lugar del país, a cualquier hora y en cualquier día del año, puede ser la diferencia, incluso, como lo ha dicho el doctor Narro, entre la vida y la muerte.

Y eso es precisamente lo que estamos logrando a un año de puesta en marcha del 9-1-1. Un logro, reitero, que es colectivo, de sociedad y gobierno, de la iniciativa privada, de universidades y de las y los operadores de los Centros.

Haciendo lo que a cada quien le corresponde, lo que a cada quien le toca, aportando voluntad, esfuerzo y recursos, porque cuando hay una emergencia, lo importante es que la respuesta sea inmediata y sea efectiva.

Por eso el Presidente nos instruyó, en noviembre de 2014, a trabajar de manera coordinada, desde el Gobierno de la República y con todas las instancias necesarias, para establecer una sola marcación de emergencia en todo el país.

Y nos pusimos todos a trabajar, y así, el 3 de octubre del 2016, entró en operación el 9-1-1 en 16 entidades, y para enero del presente año, en todo el país.

Así, más de 500 números, escucharon bien, más de 500 números de emergencia que se aplicaban, que se utilizaban en todas las entidades, pasó a uno solo, al 9-1-1, porque así era necesario para nuestro país, porque lo importante, lo urgente, no podía seguir esperando en favor de la sociedad.

Hoy, desde un solo número, cualquier persona puede solicitar auxilio y ser atendida de inmediato. Pues cada llamada, como lo saben ustedes, pero déjennos comentarlo para los que nos estén viendo a través de los medios de comunicación, es georreferenciada, y en el momento mismo en que se realiza, el operador del Centro de Atención de Llamadas de Emergencia la ubica y pone en acción la ayuda de manera coordinada y rápida.

Así es como hoy las y los mexicanos cuentan con un sistema operado por personal debidamente capacitado para brindar una atención basada en una filosofía asistencial, escucha activa, comunicación asertiva y en contacto humano.

Por eso, lo dije al principio y quiero reiterarlo, quiero reconocer a la Universidad Nacional Autónoma de México por esta capacitación tan valiosa que nos ofreció y que impartió en favor de toda la sociedad. Muchas gracias a la Universidad.

Gracias a ello se puede, hoy podemos comentarlo, que detrás del auricular se encuentra una persona en crisis y con estrés, y que gracias a ello, a esta capacitación, puede ser escuchada con calidez, es escuchada con prudencia y, sobre todo, auxiliada con oportunidad.

Destaco además, que los operadores están capacitados con protocolos específicos para cada situación.

Por ejemplo, en caso de urgencias médicas, ya lo comentó el doctor Narro, la aplicación de estos protocolos ha permitido salvar vidas y es uno de los atributos con los que no se contaba antes del Servicio de Atención de Llamadas de Emergencia 9-1-1.

En suma, a un año de su entrada en operación, el 9-1-1 es ya una herramienta fundamental al servicio de la ciudadanía.

Así sucedió, en particular, durante los días pasados, ante las afectaciones que tuvimos, las desgracias que tuvimos el día 7 y 19 de septiembre, así como de las fuertes tormentas que de igual manera azotaron a nuestro país en este mes de septiembre.

El 9-1-1 fue una herramienta eficaz de atención ante esta emergencia.Gracias a ello la información fluyó y los cuerpos de rescate pudieron desplegarse de manera más oportuna para auxiliar a la población.

El 9-1-1 funcionó y funcionó bien. Y ahora, tal como lo instruyó el Presidente Enrique Peña Nieto, estamos dando pasos importantes para su consolidación, para cuidar este sistema.

El primero de ellos, es el fortalecimiento, que nos ha sido presentado, del Catálogo Nacional de Incidentes, cuya versión 2.0 hoy ya está en manos de la sociedad.

Este nuevo Catálogo reorganiza, incluye y redefine nuevos incidentes, que nos ha dado la experiencia de un año y, a la vez, genera por primera vez una base de datos nacional de emergencias, con lo cual habrán de generarse estadísticas y datos cualitativos del servicio y, con ello, lo que se busca, mejorar su calidad.

Un segundo paso, es la firma de Bases de Colaboración con la Secretaría que representa, que dirige, que lo hace bien por cierto, el doctor Narro, de la Secretaría de Salud, para mejorar la coordinación con los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia, reduciendo con esto los tiempos que se dan en el proceso y mejorando la calidad en la atención y el despacho de incidentes médicos.

El tercer paso, como hemos visto en el video, es el lanzamiento de la Aplicación 9-1-1 para teléfonos inteligentes que será gratuita, y significa un paso fundamental en la modernización y el acceso a esta herramienta.

He dado instrucciones para que esta presentación se lleve a los medios de comunicación, se vea, que lo pueda conocer la sociedad y hay que modificar o hay que agregar que este es un servicio gratuito.

Normalmente cuando se pide una aplicación en nuestros teléfonos, siempre hay un costo. Lo que queremos que se sepa es que este es un servicio gratuito hacia la sociedad, y hay que hacer un agregado a esta presentación que nos hicieron.

Finalmente, el cuarto paso implica la vinculación del 9-1-1 con el Comité Nacional de Emergencias.

Para ello, he instruido a la Coordinación Nacional de Protección Civil a que formalice la incorporación del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, operador del 9-1-1, a dicho Comité.

Esto permitirá compartir información crucial para el alertamiento de fenómenos como tormentas y huracanes.

Hoy se hace un esfuerzo a través de los medios de comunicación, esta aplicación lo va a traer la sociedad en la mano, y con ello va a poder prever lo que viene en este tipo de eventos climáticos, y con ello protegerse.

Con estas acciones, el Sistema de Atención de Emergencia 9-1-1 habrá de fortalecerse y ser un factor importante para disminuir los incidentes.

Sin embargo, la tarea no termina aquí, quedan aún retos por delante.

Uno de ellos, que ha sido ya comentado por la señora Wallace, que ha sido comentado por el doctor Narro, y que es verdaderamente importante, es hacer más eficiente el tiempo de despliegue y reacción, porque de nada sirve la mejor atención telefónica, si no logramos hacer que la ayuda llegue de manera inmediata.

Lo primero que estamos haciendo es con los gobiernos de los estados, hacer todo un sistema, un operativo, para que el sistema de auxilio y particularmente en materia de seguridad, pueda llegar en un par de minutos.

Que tengan centros, subscentros, como existen aquí en la Ciudad de México, en el que a partir de una emergencia pueden lograr colocar el auxilio de seguridad en lo particular, en menos de cinco minutos. Así lo estamos pensando absolutamente para todo el país.

Del mismo modo, es necesario garantizar una profesionalización permanente del personal.

Para ello, también he instruido al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública a que impulse el servicio de carrera para los operadores, despachadores y supervisores del 9-1-1.

Así como para que se avance en la certificación de los Centros 9-1-1 con base en una norma mexicana. Esos dos puntos son fundamentales para consolidar este servicio a la sociedad.

Y algo muy importante, y con esto voy a concluir, es que en coordinación con las instancias correspondientes, y lo vamos a platicar, lo estamos ya platicando con el Secretario de Educación Pública, se diseñen estrategias educativas para que niñas, niños y adolescentes comprendan el valor de un servicio de emergencias y hagan buen uso del mismo.

¿Por qué es esto tan importante? Ya se mencionó, pero permítanme compartir un dato: del total de llamadas realizadas, solo 12 por ciento son procedentes, es decir, que la inmensa mayoría de las llamadas son falsas alarmas.

Y esto por supuesto que no tiene nada de gracioso, pues cada llamada pone en acción a un equipo especializado para atender esa llamada, y distrae recursos para apoyar a quien verdaderamente lo necesita.

Por eso, es que sí vamos a entrar en un sistema de vinculación con la sociedad, para el entendimiento de lo que significa esta herramienta, pero también tenemos que entrar en un proceso de sanción.

No podemos permitir que se siga haciendo uso inadecuado de este sistema, y que nos afecta a todos, que nos afecta a todos y que pone un riesgo también incluso, a los sistemas de auxilio.

Imaginen ustedes cuando se hace una llamada y se habla de una persona que está sufriendo un padecimiento médico, ya no hablo de un tema de seguridad, y sale inmediatamente el servicio de una ambulancia o cuando se alerta sobre un incendio y sale el equipo de bomberos, y van por supuesto a toda velocidad a atender esa emergencia, y saben ellos que están en riesgo en ese proceso de llegar a ese lugar, y saben ellos que están poniendo en riesgo a muchas personas que circulan las calles.

Por eso no tiene nada de gracioso y por eso es muy importante que también hablemos de sanciones a quien hace uso inadecuado de este sistema. Esto lo habremos de hablar, de comentar en la CONAGO, con todos los gobernadores, ya algunos lo tienen implementado, yo creo que hay que hacerlo a nivel nacional, no podemos permitir el uso inadecuado, pero también debe ir a la par de un trabajo con organizaciones civiles, con padres de familia, con las y los maestros, con los medios de comunicación, para que juntos, en equipo, impulsemos el uso apropiado de esta herramienta que es tan importante para todas y todos los mexicanos.

Hoy México, sin lugar a dudas está mejor preparado ante las emergencias, así lo demostramos los días pasados del mes de septiembre.

Hoy estamos más y mejor organizados, como gobierno y como sociedad.

Hoy, gracias a la tecnología, contamos con mejores instrumentos, como el 9-1-1, con instituciones sólidas y personal altamente capacitado, para hacer frente a las contingencias.

México cuenta también con una sociedad, cada vez más participativa, siempre unida y solidaria.

Y el 9-1-1 es sin duda, resultado de esa unidad, del compromiso de gobierno y sociedad, de universidades y de la iniciativa privada.

Seguiremos trabajando por ello, para hacer más y más políticas públicas en favor de la sociedad, a partir de más y más diálogo entre la sociedad y el gobierno.

Así lo demandan las y los mexicanos, y así es el compromiso de este gobierno que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto.

Muchas gracias por su presencia, que este primer aniversario y este Segundo Encuentro, sea para servir de mejor manera a la sociedad de todos, que todos integramos, la sociedad mexicana.

 

 

Entradas relacionadas