SCT asegura que ubicación del Nuevo Aeropuerto se estudió por 20 años

Los expertos confirmaron que el Aeropuerto de Santa Lucía representa un riesgo por choque de aviones, ya que afectaría la conectividad y la competitividad

La ubicación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se ha estudiado durante 20 años y en su planeación se incluyó a aerolíneas, operadores de carga, especialistas nacionales e internacionales, destacó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En un comunicado, explicó que los expertos confirmaron que el Aeropuerto de Santa Lucía representa un riesgo por choque de aviones, ya que afectaría la conectividad y la competitividad, además de que no tendría la capacidad requerida, crearía un espacio severamente congestionado y con poca seguridad.

Foto de Internet

 

Refirió que para aproximarse al aeropuerto de Santa Lucía, ubicado en el estado de México, la mayoría de los aviones que llegan a la Ciudad de México pasan cerca o encima de una instalación que se llama San Mateo, lo que no es viable debido a la interferencia que hay en el área.

Destacó que para determinar la ubicación más adecuada del NAIM participaron especialistas de Mitre, institución especializada en investigación y desarrollo en ingeniería de sistemas aeroportuarios y control de tráfico aéreo.

Así como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), entre otros, que hicieron estudios en aeronáutica, hidrológicos, geotécnicos y de viabilidad.

Foto de Internet

 

Además, la SCT destacó que el proyecto del Nuevo Aeropuerto es autofinanciable, pues son los mismos usuarios que lo pagan a través de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA).

Indicó que el NAIM está diseñado para ser un centro de conexiones, aumentará los traslados nacionales e internacionales; en su primera etapa tendrá tres pistas que operarán de manera simultánea, además de que las nuevas rutas aéreas reducirán el ruido en la capital del país hasta 95 por ciento.

Foto de internet

 

El terreno del NAIM tiene una extensión de cinco mil hectáreas y se encuentra a solo cinco kilómetros de distancia del actual aeropuerto; además, su torre de control cuenta con 12 aisladores sísmicos, los cuales evitarán daños estructurales y permitirán continuar la operación aeroportuaria durante y después de una contingencia.

Con información de López Dóriga Digital

Entradas relacionadas