Acude EPN a zona afectada por tormenta Lidia

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, realizó una gira de trabajo al estado de Baja California Sur para conocer directamente la magnitud de los daños causados por la tormenta tropical Lidia, y coordinar las acciones del Gobierno de la República para apoyar a las autoridades estatales y municipales, en auxilio de la población civil.

El Primer Mandatario, acompañado por su esposa, Angélica Rivera de Peña, encabezó una reunión de evaluación con miembros de su Gabinete, el Gobernador del Estado, Carlos Mendoza Davis, y autoridades municipales, al término de la cual ofreció un mensaje a medios de comunicación en el que señaló los principales daños y las instrucciones que giró para atender de inmediato la problemática.

En primer lugar, el Ejecutivo Federal lamentó profundamente la muerte de seis personas, cinco en Los Cabos y una en Loreto.

El Presidente Peña Nieto dimensionó la magnitud de este fenómeno meteorológico. Hizo notar que en 24 horas cayó más de tres veces la lluvia que se registra durante todo un año en Baja California Sur. Subrayó que no se había tenido una lluvia igual a ésta desde 1933, y que en consecuencia “esta es la precipitación pluvial más importante, de mayor cantidad que se haya registrado precisamente aquí, en Baja California Sur”.

El Primer Mandatario de la Nación hizo un amplio reconocimiento a “la valiosa y siempre invaluable participación de nuestras Fuerzas Armadas, porque fueron las autoridades inmediatas tanto del Ejército, como de Marina y Policía Federal”, las que junto con la Coordinación General de Protección Civil “de inmediato prestaron la debida atención, actuaron de manera preventiva, evacuaron zonas de alto riesgo y llevaron a la población a lugares de resguardo, particularmente en los albergues”.

Añadió que gracias a la buena coordinación entre el Gobierno Federal, el Gobierno del Estado y las autoridades municipales, se puso en marcha el Plan MX que articula los esfuerzos de distintos programas de protección civil que tienen las diferentes dependencias de los tres órdenes de gobierno, lo cual permitió actuar de manera preventiva, más que reactiva.

El Presidente Peña Nieto destacó que “de manera inmediata y con oportunidad, se ha hecho la declaratoria de emergencia y de desastres para canalizar recursos a la restauración de los servicios que resultaron dañados”.

Informó que entre otras acciones resultado de esa coordinación, se alistaron albergues para dar resguardo aproximadamente a siete mil personas para apoyar a la población más vulnerable, cuando se sabía que el meteoro habría de impactar al Estado. Al día de hoy, dijo el Primer Mandatario, permanecen en algunos de estos albergues aproximadamente mil personas, que en su gran mayoría perdieron sus hogares.

Ante ello, instruyó que se encuentre un mecanismo, una forma, para que trabajadores formales que viven en una vivienda irregular, a través de un crédito de INFONAVIT o de otro medio “puedan tener acceso a una vivienda mucho más digna, sea alquilada o adquirida”.

De igual forma, instruyó a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, al INFONAVIT, y pidió el apoyo del Gobierno del Estado, para resolver la problemática de la plusvalía de la vivienda en los destinos turísticos del país que “hace a veces inaccesible, no obstante, el derecho al crédito, poder acceder a una vivienda en condiciones a veces de costo muy elevado”.

El Presidente Peña Nieto se refirió también a los daños generados a la infraestructura de comunicaciones la cual, dijo, ya está siendo atendida. Destacó el compromiso que ha hecho la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para que “cuando más en un mes quede debidamente restaurada la red de comunicaciones que resultó afectada con este evento que hemos vivido”.

El Presidente de México dijo que el abasto o suministro de agua potable quedará restablecido en las siguientes 48 horas.

Por cuanto hace al suministro de energía eléctrica, informó que hoy se ha logrado restablecer el servicio en un 85 por ciento, “y estimamos que de aquí al lunes próximo este servicio esté restablecido en un 97 por ciento”.

El Primer Mandatario dijo que se han habilitado comedores comunitarios, a través de la Secretaría de Desarrollo Social en coordinación con el Ejército.

También informó que “las escuelas estarán regresando con normalidad a clases en un 90 por ciento el próximo lunes”.

Dada la condición de importante destino turístico que tiene la zona, el Presidente Peña Nieto informó que “la infraestructura hotelera y de servicios no resultó mayormente afectada, que se están prestando los servicios, y podemos decir que las cosas están regresando a la normalidad”. Añadió que se da un 51 por ciento de ocupación hotelera y que hay 20 mil turistas hoy en Los Cabos.

Reiteró la total disposición del Gobierno de la República para seguir coordinando acciones con los gobiernos estatal y municipales para “lograr el restablecimiento total y absoluto de condiciones de normalidad en su Estado”, y coincidió con el Gobernador Mendoza Davis en que “Baja California Sur está de pie, está preparándose y está lista”.

Entradas relacionadas